Grandes firmas de abogados: ¿cuál es su estado actual y cómo se preparan para el futuro?

Para finalizar los artículos especiales que ÁMBITO JURÍDICO preparó con ocasión del Día del Abogado, tres socios de las firmas Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría (PPU), Brigard Urrutia (BU) y Gómez-Pinzón Abogados (GPA) compartieron su opinión sobre el estado actual de los bufetes que representan y los grandes desafíos que hoy enfrentan.

Juan Carlos Rocha, country manager de PPU; Irma Rivera, socia del equipo de Litigios, Arbitraje e Insolvencia de BU, y Mauricio Piñeros, managing partner de Gómez-Pinzón, conversaron con este medio.

ÁMBITO JURÍDICO: ¿Qué balance hace del año 2023 para las firmas de abogados en Colombia, especialmente para la firma que usted lidera?

Juan Carlos Rocha: Pese a la enorme incertidumbre que se deriva de las propuestas del Gobierno, ha sido un año positivo para PPU. Algunas áreas de la práctica legal han sufrido significativamente: las de derecho y regulación minera, infraestructura y financiaciones han sido las más afectadas; todas las demás han tenido un comportamiento notable. Hemos incrementado la inversión en tecnología y ciberseguridad, el trabajo interno en materia de capacitación y educación continuada ha tenido un gran ascenso, mantenemos una política de trabajo híbrido y nuestra planta de abogados y socios ha cumplido los objetivos que nos propusimos al comienzo del año.

Irma Rivera: Para las firmas de abogados en Colombia en general, los resultados del 2023 tuvieron pocas variaciones frente a los años recientes. En Brigard Urrutia, si bien experimentamos esa estabilidad, paralelamente fortalecimos las áreas de práctica más exitosas y, atendiendo cambios de entorno y regulatorios, proyectamos nuevas disciplinas que, desarrolladas en corto plazo, serán muy útiles para nuestros clientes.

Mauricio Piñeros: Las firmas de abogados no fueron ajenas en el año 2023 a la crisis económica por la que atraviesa el país. Debido a la situación económica, experimentamos una reducción en el trabajo de fusiones & adquisiciones y de financiaciones; sin embargo, vimos mayor actividad en otras áreas de práctica, como insolvencia, energía, litigio y aspectos regulatorios de distintas industrias como salud y servicios públicos.

Á. J.: ¿Cuáles considera que hoy son las principales necesidades en Colombia para el crecimiento de las firmas de abogados y el ejercicio del Derecho en estas compañías?

J. C. R.: Para el crecimiento de las firmas es crucial una sólida inversión en tecnología y transformación digital, así como una formación continua en nuevas herramientas y áreas especializadas del Derecho. La internacionalización de servicios legales, el acceso a innovación y el fortalecimiento de la ética profesional son necesidades clave.

I. R.: Las firmas de abogados estamos ligadas a nuestros clientes. Para crecer, no solo necesitamos entender y prever las necesidades de esos clientes, sino promover la seguridad jurídica que dé confianza a emprendedores y empresarios, nacionales o internacionales, para crear o ampliar sus negocios.

M. P.: Indudablemente, el crecimiento de las firmas de abogados requiere una mayor formalización de las actividades económicas. La informalidad en Colombia constituye uno de los grandes obstáculos para el desarrollo de industria legal. De otra parte, a nivel gremial, el ejercicio de Derecho en Colombia es, sin lugar a duda, muy individualista. La ausencia de un colegio de abogados no solo dificulta el desarrollo del ejercicio profesional en lo que respecta a logros para quienes ejercen la profesión, sino que se convierte en un obstáculo para que las firmas de abogados, y los abogados en general, hagan pronunciamientos y propuestas de manera ordenada e institucional, en pro del ejercicio profesional y del bienestar general.

Á. J.: ¿Cómo cree que los avances tecnológicos, entre ellos la inteligencia artificial (IA), están cambiando y cambiarán el ejercicio profesional de los abogados? ¿De qué forma se viene adaptando su firma a estas disrupciones tecnológicas?

J. C. R.: Los abogados tenemos obligaciones legales y éticas de protección de la información de nuestros clientes y, además, tenemos el deber de impartir consejos sobre la base de un juicio profesional del más alto nivel. Cuando la IA se implementa con rigurosos estándares de seguridad de la información se convierte en una herramienta de gran valor en el ámbito jurídico, ya que puede ofrecer mejoras sustanciales en términos de eficiencia y productividad. Esto permite a los abogados centrarse en tareas de mayor valor que requieren de su juicio experto y experiencia. Lo que es definitivo es preservar la confidencialidad y privilegio de la información de nuestros clientes, de respetar los derechos de autor, la protección de información y data personal y de preservar el principio de brindar un consejo profesional del más alto nivel.

I. R.: Los avances tecnológicos en boga son poderosas herramientas que contribuyen a la productividad y eficiencia, permitiendo a los abogados enfocarse en los aspectos core bajo su cuidado; en Brigard Urrutia hemos sido intensivos en adaptación tecnológica, utilizamos analítica de datos además de la IA, para gestionar riesgos, proyectar start ups, buscar información jurídica y establecer tendencias, entre otros.

M. P.: Sin lugar a duda, los desarrollos tecnológicos están cambiando y cambiarán aún más el ejercicio profesional. Los abogados de hoy no van a ser reemplazados por la IA, sino por abogados que la usan en el ejercicio de su profesión. Desde hace varios años, Gómez-Pinzón tomó la decisión de apalancar su operación y el ejercicio de la profesión en herramientas tecnológicas, algunas de las cuales las hemos adquirido y otras las hemos desarrollo internamente. No necesariamente se trata de IA, pero sí de la estandarización y automatización de nuestro trabajo para hacerlo más ágil y eficiente. En el campo de la IA, constituye para Gómez-Pinzón una prioridad su empleo en el desarrollo de nuestro trabajo, pues es evidente la rapidez y eficiencia que genera. Estamos en este momento en una tarea de desarrollo de varios proyectos para el uso de la IA y en el entrenamiento de nuestros abogados en esta materia.

Á. J.: ¿Cree que la Rama Judicial, las entidades que la conforman y los funcionarios sí se vienen adaptando a los avances tecnológicos para mejorar el acceso y el servicio de la administración de justicia?

J. C. R.: La aceptación ha sido notable en la mejora del acceso y servicio de administración de la justicia. La implementación de audiencias virtuales ha permitido que los procesos judiciales continúen de manera ininterrumpida, incluso en situaciones extraordinarias como la pandemia. Aunque la adopción de estas tecnologías ha sido generalizada, es importante reconocer que el grado de aceptación puede variar según la disponibilidad de recursos y la disposición a adoptar nuevas prácticas y herramientas. En general, la tendencia apunta hacia una creciente integración de la tecnología en el ámbito judicial en beneficio del acceso a la justicia y la eficiencia del sistema.

I. R.: La Rama Judicial ha tenido una lenta, pero segura adaptación tecnológica. Hemos experimentado con agrado acceso a la administración de justicia más rápido y seguro.

M. P.: Si bien hemos visto algunos pocos avances en esta materia, la adopción tecnológica por parte de la Rama Judicial es muy lenta y solamente fue impulsada por la fuerza de las circunstancias a raíz de la pandemia del covid-19. Después, hemos visto, incluso, algo de renuencia en el uso de algunas herramientas tecnológicas por parte de la Rama Judicial.

Á. J.: ¿Qué tanto han ayudado la virtualidad y la oralidad al ejercicio profesional?

J. C. R.: La virtualidad ha sido de gran ayuda para el ejercicio profesional del Derecho, al facilitar el acceso a la información, la comunicación con clientes y colegas y la realización de trámites y gestiones de forma remota. Esto ha permitido a los abogados ser más eficientes, flexibles y accesibles, adaptándose a las nuevas demandas y necesidades del mundo actual. En resumen, la virtualidad ha revolucionado la forma en que se ejerce el Derecho, brindando nuevas oportunidades y herramientas para mejorar la calidad del servicio prestado.

I. R.: La virtualidad y la oralidad implementados en Colombia han resultado en una mayor rapidez, transparencia y eficiencia para la administración de justicia y permite que los abogados agreguen valor más acertadamente a los procesos judiciales.

M. P.: La virtualidad sí ha hecho mucho más fluido y eficiente el ejercicio profesional. La oralidad en Colombia prácticamente no existe ni en la jurisdicción civil ni en la contencioso administrativa. Si bien las normas de procedimiento fueron cambiadas para darle cabida a la oralidad como un medio para hacer más ágil la administración de justicia, en la práctica por decisión de los jueces y magistrados los procesos siguen siendo eminentemente escritos y poca cabida se da a la oralidad. En la mayoría de los casos se prescinde de las audiencias y el procedimiento sigue siendo puramente escrito.

Á. J.: ¿Qué consejo les daría a aquellos abogados recién egresados que ven en el ejercicio laboral en las firmas de abogados una alternativa para su futuro profesional?

J. C. R.: Las nuevas generaciones están viviendo una época de muchos cambios. Me concentraría en las siguientes recomendaciones: respetar y defender la regla del Derecho, la separación de poderes y la observancia de la Constitución y de la ley; respetar y pregonar los principios éticos de nuestra profesión; trabajar con entusiasmo; ser solidarios; ser compasivos; preocuparse por mantener unos mecanismos de autocontención personal para no ofender ni lesionar a los demás y entender que somos un instrumento para la vida en sociedad.

I. R.: Les aconsejaría a estas nuevas generaciones visualizarse en las firmas de abogados como una experiencia en un ambiente diverso, colaborativo y exigente que requiere mantener actualizados sus conocimientos, aplicar su talento para resolver las necesidades de sus clientes y fortalecer su carácter. En una firma de abogados, además de aplicar lo aprendido en la universidad, cada profesional adopta muy rápidamente competencias valiosas para la vida.

M. P.: Debo reconocer que las firmas de abogados no tienen una muy buena reputación entre los abogados recién egresados; se les ve como una experiencia que debe tenerse como parte de desarrollo profesional, pero no como una meta, debido a mitos y leyendas sobre el trabajo arduo en las firmas de abogados. Sin duda, hay abogados que somos “animales de firma” y otros que no lo son y que nunca se acomodan a la manera de trabajar en una firma de abogados; sin embargo, les diría a los abogados jóvenes que el trabajo en una firma de abogados es muy retador, está muy lejos de ser un trabajo monótono, porque nos enfrentamos todos los días a casos distintos e interesantes. Mi consejo para ellos es que se acerquen a trabajar en las firmas de abogados sin prevención, sin los prejuicios injustos que se han creado por casos aislados y encontrarán que es realmente una gran escuela para el desarrollo profesional y un muy buen lugar para darle sentido y propósito al trabajo.

Fuente:

Ámbito Jurídico

Compartir:

Abogados

No data was found

Te puede interesar