MTC instalará dos puentes modulares como acceso al nuevo terminal del aeropuerto Jorge Chávez

PPU advises on Port Aguadulce expansion financing

Implementación estaría lista en octubre del 2024 y los puentes operarían provisionalmente desde enero del 2025 hasta que se culmine con la construcción del puente Santa Rosa, asegura la ministra de Transportes y Comunicaciones, Paola Lazarte.

Vista aérea de cómo se verían los puentes modulares que darán acceso al nuevo terminal del Jorge Chávez. (Foto: MTC)

El Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) instalará dos puentes modulares de grandes luces como alternativa de acceso y salida al nuevo terminal de pasajeros del aeropuerto Jorge Chávez. En paralelo, la cartera continuará con el concurso y la construcción del puente Santa Rosa como vía de acceso principal, pero esta no estará lista, al menos, hasta finales del 2025.

Como se recuerda, el contrato de concesión establece que Lima Airport Partners (LAP) debe entregar la infraestructura del nuevo terminal de pasajeros en enero del 2025. Esta estará ubicada a la altura del cruce de las avenidas Morales Duárez y Santa Rosa. El puente Santa Rosa se construirá entre ambos y permitirá el acceso al aeropuerto desde las avenidas, pasando sobre el Río Rímac. Actualmente no hay forma de ingresar por vía terrestre al lugar donde estará el nuevo terminal.

Hasta noviembre el MTC realizará los estudios básicos y actos preparatorios antes de la convocatoria para el proceso de selección como obra pública, que sería en octubre. El 23 de noviembre se otorgaría la buena pro y las obras comenzarían a inicios del 2024. En octubre del 2024 se culminaría la entrega de ambas infraestructuras.

Los nuevos puentes se ubicarán en la intersección de las avenidas Morales Duárez y Aeropuerto, a un kilómetro aproximadamente de donde se construirá el puente Santa Rosa. Entre ambos puentes modulares se requerirá de una inversión de S/8,1 millones.

“La inversión de S/8 millones es mucho más rentable que pagar las penalidades que tendríamos en caso de incumplir el contrato, que son US$400 millones, por lo menos. Por eso es una solución mucho más económicamente viable para el Estado”, indicó Paola Lazarte, ministra de Transportes y Comunicaciones, en diálogo con El Comercio.

“Queremos aplacar el riesgo de que el Estado incumpla el contrato, asegurar que el aeropuerto funcione en el 2025 y reducir cualquier tipo de riesgo reputacional que podrían tener los constructores hacia las obras por impuestos”, añadió.

Ubicación de los puentes modulares. (Foto: MTC)

Asimismo, la funcionaria remarcó que la implementación de ambos módulos no retrasará la entrega del puente Santa Rosa. Destacó que se podría volver a lanzar su licitación en setiembre -luego de que en julio se declarara desierta-, pero antes buscará la opinión de especialistas para adecuar su expediente técnico.

“Que instalemos estos puentes no quiere decir que no vamos a cumplir con el puente Santa Rosa, que irá avanzando de manera paralela. Lo lanzamos como obra por impuesto este año, [a pesar que en] el mes pasado se declaró como desierto su concurso. Entonces como Estado hemos decidido hacer de conocimiento público el expediente técnico para recibir ‘feedback’. Proinversión ha convocado a los constructores que están familiarizados con las obras por impuestos en diferentes regiones […] y recibiremos sus comentarios, opiniones y recomendaciones de mejora”, resaltó.

Salida necesaria
Especialistas consultados por este Diario coincidieron que es positivo que el MTC se sincerara respecto a los plazos en los que podía entregar el puente Santa Rosa. Asimismo, destacaron que la solución de los puentes modulares es efectiva mientras solo sea temporal.

“Si esta es la salida transitoria para aliviar los temas vinculados con el tránsito, es lo que hay que hacer, lo que tenemos más a la mano. La preocupación es que el hecho de tener los modulares atrase la entrega del principal. Este es un problema de la adopción de medidas transitorias, que el hecho de haberlo solucionado haga que el problema de fondo se postergue. Entonces lo fundamental sigue siendo que se entregue el puente Santa Rosa”, explicó Juan Carlos Salinas, socio del estudio Muñiz.

Juan José Cárdenas, socio de Damma Legal Advisors, coincidió en ese punto y agregó que el MTC acertó al solicitar apoyo de especialistas en la materia para poder mitigar el riesgo del proyecto del puente Santa Rosa.

“El MTC debe consultar a todos los especialistas de ingeniería que hayan hecho este tipo de obras para ver cuál es la mejor forma de solucionar todos los problemas que evitaron que los postores se presenten al concurso de julio en primer lugar. El tema también es cómo se pueden valorizar los riesgos que presentan ciertas secciones de la obra donde hay riesgos geológicos. En una Asociación Público Privada el riesgo lo asume el Estado, pero en una obra por impuesto no hay suficiente experiencia para solucionar. Ahí hay que explorar alternativas técnicas con la empresa privada para mitigar el riesgo”, detalló.

Vista del cruce de las avenidas Morales Duárez y Aeropuerto. (Foto: Hugo Pérez)
/ NUCLEO-FOTOGRAFIA > HUGO PEREZ

En tanto, Angie Umezawa, counsel del estudio PPU, advirtió que el MTC debe de enfatizar los estudios de impacto vial para los puentes modulares de tal forma que no perjudiquen al tránsito de la zona.

“Si bien podríamos decir que ahora vas a tener un puente de ingreso y otro de salida que pueden descongestionar el tránsito, igual todo va a ingresar y salir en la avenida Morales Duárez. Si no lo tomas en cuenta, puede pasar algo como el bypass del Óvalo Monitor a la altura de la Universidad de Lima, donde el tráfico empeoró. Entonces tienes que ver cómo hacer para que la transición sea adecuada para que no se genere un mayor embotellamiento. Se tiene que ver una solución integral”, dijo.

Carretera Central
Por otro lado, el MTC anunció que definió el estudio de perfil de la Nueva Carretera Central, que se construirá a través de un acuerdo Gobierno a Gobierno con Francia. El documento también definió el trazo final que tendrá la infraestructura, que unirá Ate, en Lima, con La Oroya, en Junín. La obra se entregaría en 2031.

La ministra Lazarte indicó que la oficina de gestión de proyectos (PMO) de Francia próximamente anunciará la actualización de los costos que tendrán las obras. Además, remarcó que este nuevo trazo reduce la cantidad de interferencias y terrenos que el Estado deberá adquirir.

“Este G2G a diferencia de cualquier otro G2G contempla como componente inicial la revisión del perfil con el que se convocó. Siempre hubo el tema de ajustar el precio. Entonces la PMO irá informando del sustento técnico para poder comunicar el tema de la inversión”, señaló.

Para Cárdenas es importante que se definiera el trazo definitivo de la carretera porque se requiere que pueda comenzar a operar lo antes posible.

“Por no haberse hecho antes tenemos una pérdida diaria de horas hombre y del costo que eso implica. Es una muy buena noticia que se aprobara el trazo. Sería muy bueno que, como se dice, que no tenga interferencias o que tenga la menor cantidad de interferencias, porque ese es el principal motivo por el que las obras se queden paralizadas. Eso permitirá que no haya demoras en la construcción”, remarcó.

Fuente:

Diario El Comercio

Compartir: