Trabajarían una hora menos al día quienes cuiden a personas con discapacidad

Dictamen, que fue aprobado en la Comisión de Trabajo del Congreso, podría desincentivar la contratación de estos trabajadores, advierten analistas.

Dictamen faculta a cuidadores de trabajadores con discapacidad a solicitar a sus empleadores el poder llegar a su centro de labores una hora después de la hora de ingreso o retirarse una hora antes de culminar su jornada de trabajo (Foto: Pixabay)
Dictamen faculta a cuidadores de trabajadores con discapacidad a solicitar a sus empleadores el poder llegar a su centro de labores una hora después de la hora de ingreso o retirarse una hora antes de culminar su jornada de trabajo (Foto: Pixabay)

El Congreso de la República busca dar más beneficios laborales a los trabajadores que tengan bajo su cuidado a personas con discapacidad. Así, la Comisión de Trabajo aprobó un dictamen que les faculta a solicitar a sus empleadores el poder llegar a su centro de labores una hora después de la hora de ingreso o retirarse una hora antes de culminar su jornada de trabajo, manteniendo la misma remuneración.

La medida está dirigida a “los integrantes del grupo familiar que brindan atenciones a familiares con discapacidad con síndrome, con enfermedades raras o huérfanas o metabólica o genética de gran dependencia, que viva bajo esta condición, debidamente acreditado”, señala el dictamen aprobado el pasado 11 de junio (dictamen recaído en los proyectos de ley N° 2572/2021-CR, N° 5045/2022-CR y N° 7241/2023-CR).

La iniciativa legislativa también otorga otros beneficios, como el solicitar anualmente un día de permiso laboral no remunerado y ser provistos de orientación y soporte en su centro laboral, a cargo de personal capacitado.

El dictamen ahora deberá ser visto en el pleno del Congreso, a partir de la siguiente legislatura que iniciará en agosto.

Al respecto, las analistas consultadas consideraron a la medida innecesaria, pues estos trabajadores ya cuentan con otros beneficios laborales. Asimismo, advierten que se generaría sobrecostos laborales, lo cual desincentivaría que sean contratados.

El llegar al centro laboral una hora después o salir una hora antes de culminar el horario de trabajo, manteniendo la misma remuneración, implica una reducción de la jornada laboral, incrementando el costo para los empleadores, sostuvo la abogada laboralista Aymé Límaco, socia adjunta en la consultora eQuivalius.

“Esta disposición elevaría el costo del empleador pues, por ejemplo, para una jornada semanal de 48 horas (seis días de trabajo), en adelante pagaría por esas 48 horas pero solo recibiría 42 horas de trabajo”, explicó.

Asimismo, advierte que establecer una obligación para el empleador de proporcionar una orientación especializada al trabajador que es cuidador de una persona con discapacidad, también elevaría los costos para la empresa.

“La empresa tendría que contratar a diversos especialistas para dar esa orientación a los trabajadores, en un espectro amplio de discapacidades. Una medida de este tipo no resulta razonable”, criticó.

Aymé Límaco además refiere que la medida resulta innecesaria pues la actual normativa laboral ya establece la posibilidad de que el empleador fije una tolerancia en el horario de ingreso, a cambio de que las horas no trabajadas sean luego compensadas (Decreto Supremo Nº 009-2019-TR). Asimismo, los trabajadores de la actividad pública y privada, pueden acceder a una licencia con goce de haberes para acompañar a una persona con discapacidad bajo su tutela a la asistencia médica y la terapia de rehabilitación. La licencia con goce es de hasta 56 horas consecutivas o alternas al año (Decreto Legislativo Nº 1417).

“La actual normativa laboral ya permite un ingreso flexible de los trabajadores a su centro de labores, por lo que es innecesario una medida rígida para que todos los días llegue una hora después. Además, la licencia con goce de hasta 56 horas al año es un beneficio mayor que el día de licencia no remunerada que se propone en el dictamen”, anotó Límaco.

Por su parte la abogada laboralista Katy Noriega, asociada principal del Estudio PPU, refirió que si bien la medida busca la inclusión de las personas que tienen a su cargo el cuidado de personas con discapacidad, su efecto podría ser contrario, ya que se desincentivaría su contratación.

“Se hace menos atractivo incorporar a este tipo de trabajadores, pues para el empleador demandará cumplir con una serie de obligaciones; su contratación se vuelve más complicada”, subrayó.

Asimismo, Noriega sostuvo que el Congreso debería buscar medidas que incentiven a la contratación de este segmento de trabajadores. Por ejemplo, actualmente se dan beneficios tributarios para las empresas que contratan a personas con discapacidad.

“Incentivos similares se pueden establecer, pero ahora también para los trabajadores que tienen bajo su cuidado a personas con discapacidad”, apuntó Noriega.

Fuente:

Diario Gestión

Compartir: