Abogado chileno recuerda su paso por Afganistán

Unos 20 fueron los viajes que el abogado chileno Jerónimo Carcelén —socio de Philippi Prietocarrizosa Ferrero DU & Uría (PPU)— realizó a Afganistán, país que concentra la atención tras el retiro de las tropas americanas y la toma de control por parte de los talibanes.
Las visitas del profesional tuvieron lugar entre los años 2012 y 2018, período en que realizó consultoría para la mejora de la institucionalidad y la regulación minera, en el marco de programas de reconstrucción impulsados por Inglaterra, Alemania y Estados Unidos, y también del Banco Mundial. El objetivo era atraer inversión para desarrollar la minería y posicionarla como un motor de desarrollo, considerando las reservas de cobre, oro, hierro, molibdeno y litio, además de petróleo que Afganistán posee. El abogado recuerda que en cada una de estas visitas permanecía en Kabul entre dos y tres semanas. Siempre alojaba en casas especialmente habilitadas para recibir a estos equipos de apoyo y los traslados se realizaban bajo medidas de seguridad. “Solo una vez tuve la posibilidad de hacer un recorrido que podría considerarse como turístico.
Si querías ir al supermercado, primero había que chequear que no hubiese alguna alerta de ataque y jamás se podía salir solo”, comenta Carcelén cuenta que en la última fase de su trabajo en Afganistán compartió estrechamente con los funcionarios del gobierno afgano y forjó amistad con cuatro de ellos, con quienes ha estado en contacto en los últimos días.
Uno logró salir de Afganistán y los otros tres están a la espera de dejar el país, movidos por la incertidumbre delo que pueda pasar en el corto plazo con la instalación del régimen que tiene en vilo la continuidad de su trabajo de atracción de inversiones para la minería.

Compartir: